Carta abierta a mis lectores

Carta abierta a mis lectores

Una de las mejores cosas de tener un blog personal es que uno puede, si le viene en gana, expresarse libremente cuando lo necesite. Hoy es un día en el que usaré este sitio con ésa, la finalidad de desahogarme. A modo de carta abierta.

En el día de ayer, en medio de otra jornada como las ya habituales, con un ritmo casi frenético de gestión de tiempos y en los que apenas tienes tiempo ni para sentarte a leer relajadamente, en mi bandeja de entrada apareció un nuevo mensaje enviado a través del blog. No es el único, en ese sentido sigo considerándome muy afortunado. A pesar de la nula actividad por mi parte en PaternidadConApego durante los últimos meses, el “goteo” de suscripciones al blog, mensajes y visitas sigue siendo casi constante. Y son números lo suficientemente grandes como para abrumarme.

Pero ese mensaje me caló de manera especial. Seguramente porque atacó de lleno a esa clase de conflicto interno que tengo por no poder disponer de tiempo y energías para escribir más en este espacio. Su remitente, Cris, una seguidora del blog a quien ya desde aquí pido disculpas por no preguntarle siquiera si me autoriza a publicar el siguiente extracto. Pero tengo la convicción de que le parecerá apropiado. Esto es parte de lo que decía en su mensaje:

Soy una de tus lectoras que cada semana entro en el blog para ver si has podido escribir algo nuevo […] Realmente es una época [la que está atravesando el autor de este blog] complicada para tener otros proyectos que el trabajo y los niños… Aun así me parece que tu blog es fantástico y tiene muchisimo potencial […] Creo que paternidadconapego ayuda a mucha gente […] ¡Muchisimas felicidades! — Cris

De modo que un/a seguidor/a entra regularmente al blog con la esperanza de comprobar si hay nuevos contenidos. Definitivamente, comprendí que necesitaba expresar en este mismo espacio cómo me siento con respecto a esta larga ausencia. Los motivos (aunque sea la razón principal, la falta de tiempo no es la única) por los que no he podido mantener ni el ritmo adecuado de respuestas a vuestros comentarios. Curiosamente, lo que más valoro de esta situación es que durante estos meses nadie me ha pedido explicaciones del parón en el blog. Los de corte pesimista dirán que esto es una señal de poco interés en los contenidos. Pero ni los números a los que antes me refería ni mi corte optimista me dicen que sea esa la razón. En realidad, creo que casi todos vosotros, al ser padres (y madres) como yo, tenéis mucha empatía con lo difícil que es tener tiempo libre cuando toca educar, sobre todo si lo haces de forma respetuosa, con apego, o pacífica.

En este tiempo, tres son fundamentalmente los factores que me han dejado sin energías para poder escribir ni atender al blog adecuadamente.

La razón principal es, como decía, la falta de tiempo. Hace poco menos de un año publicaba una mini entrada en la que os contaba que “para el 2015, más paternidad con apego“, con motivo de la llegada de mi segundo hijo. Y aunque la “PaternidadConApego” ha descendido (actividad en el blog), sí que estaba en lo cierto, naturalmente, con mi predicción. Los que tenéis más de un hijo, especialmente si se llevan poco tiempo entre ellos y son pequeños, sabéis lo exigente que es la crianza respetuosa. Cuando crías de forma pacífica, 1 + 1 nunca será 2. Será mucho más. Requiere un 120% de tus habilidades, destrezas, y capacidad de mejora como padre. Esto no es ningún sacrificio, es precisamente, en mi opinión, la confirmación de que los hijos que se crían en base a métodos más clásicos no pueden ver satisfechas sus necesidades afectivas en su totalidad. Pero requiere un alto esfuerzo, y que repercute directamente en el más prescindible de tus tiempos: el libre.

Mis entradas no suelen cortas (y esta entrada va en el mismo camino…), ni tampoco son fruto de vagos pensamientos concretos. Por supuesto, requieren su tiempo de planteamiento, desarrollo, redacción y correcciones. Encontrar el rato y sobre todo la tranquilidad del entorno adecuados para ello es muy, muy complicado cuando crías con apego a dos niños en su camino hasta los actuales 32 y 8 meses.

Pero hay más razones. La que más conflicto interno me genera es la de hacerme la siguiente pregunta: “¿Quién eres tú, un todavía-no-psicólogo, con dos hijos de muy corta edad, para dar consejos?“. Aunque siguiendo con el ejercicio de sinceridad, debo admitir que, a pesar de que esta cuestión me desestabiliza anímicamente en un primer momento, pronto consigo solventarla. Efectivamente, todavía no soy psicólogo (aún me queda para obtener la titulación), ni tampoco he lidiado en mis propias carnes con los problemas a los que se enfrenta un hijo de 5, 7 o 10 años, o con los conflictos que suelen aparecer en la adolescencia, más allá de casos cercanos. Pero lo cierto es que mi blog no habla de Psicología (aunque utilice en él aspectos teóricos y prácticos en la materia), ni tampoco es una suerte de “Guía de Uso Rápido para criar convenientemente”. En este sentido me basta con recordar los objetivos de mi blog, que no son, a la postre, ni más ni menos que compartir con los lectores mi visión sobre esta manera de criar, mis experiencias y mi base teórica adquirida hasta el momento. Si me quisiera dedicar a esto profesionalmente, con el rigor que exige la profesión de Psicólogo clínico, primero esperaría a tener mi titulación y después montaría mi consulta, no un blog personal. Pero aunque tengo esto bien claro, no por ello deja de machacarme el cerebro la misma pregunta, regularmente.

Por último, hay otra razón que, aunque en menor medida, también mina mis fuerzas para mantener el blog: el plagio o robo de los contenidos. Me desanima mucho ver cómo el pillaje en internet no tiene ningún tipo de control. Hay decenas de páginas, incluso de gabinetes y clínicas de psicólogos, que se apropian descaradamente de los artículos que aquí publico para copiarlos y pegarlos íntegramente en sus sitios web o blogs. Soy consciente de que en algunos casos no hay la más mínima intención de robar o apoderarse del trabajo de los demás, pero creo sinceramente que la mayoría sí lo hace con fines no tan nobles, aunque sólo se trate de atraer visitas a sus blogs. Estoy encantado con el verdadero origen de este blog: compartir y ayudar. Pero eso no significa que no me afecte ver cómo los demás se aprovechan sin escrúpulos de tu trabajo y esfuerzo.

Y, ahora que os cuento todo esto, uno se siente un poco más aliviado. No sé qué va a pasar a partir de ahora, si esta pequeña inercia positiva en la que me he quedado tras el mensaje de Cris servirá para que retome mi actividad de forma más o menos regular, o si volverá a pasar tiempo hasta que vuelva a escribir. De momento, me pongo el objetivo de publicar una entrevista que tengo pendiente desde hace meses a la dirección de un centro de educación respetuosa en la Comunidad de Madrid. Y también de ir contestando a lo mensajes y comentarios que tengo pendientes, a cuyos remitentes pido mis sinceras disculpas desde aquí.

Por lo demás, y no de más, gracias. Porque aunque sólo hubiera una única “Cris” entre vosotros, ya valdría la pena éste y cualesquiera otros conflictos internos.

Feliz crianza para todos.

Himar

Himar Viera

Apasionado de la crianza basada en el respeto y el cariño. Entusiasta y estudiante de Psicología. Mi mayor logro: ser padre. Me ha cambiado la vida.

Últimas publicaciones de Himar Viera (ver todas)

Opt In Image
¡Suscríbete gratis a Paternidad con Apego!

Si te gustan los contenidos de Paternidad con Apego, suscríbete gratis al boletín para no perderte ninguna publicación. Recibirás un correo electrónico cuando haya nuevas entradas en el blog.

¡Paternidad con Apego odia el spam tanto como tú! Tus datos nunca se cederán a terceros.

Experiencias

24 comentarios

  1. Yo soy una de esas que también echa de menos tus artículos… y te animo a que retomes la actividad cuando te sea posible (sin presión), porque tus post son muy constructivos y creo que arrojan muchísima luz a muchas familias.
    A pesar de no ser todavía psicólogo, creo que no hablas de las cosas a la ligera. Y vamos, tú mismo lo dejas claro desde un principio. Te basas en tu experiencia personal pero le añades un “super-plus” de bases teóricas que creo son la combinación perfecta. Desde mi experiencia profesional (de mi otra profesión, la de psicóloga) ya hace tiempo me di cuenta de que por mucho que hablemos de teorías, la experiencia personal con la puesta en práctica de esas teorías es las que más llega a la gente, si no, todo es abstracto y lejano. Así que conocer la visión de un papá que aplica todo esto creo que ayuda y mucho!
    Así que ánimo, que muchos lectores te estaremos esperando por aquí! Y cuando llegue cada artículo lo valoraremos todavía más!
    Un abrazo gigante para toda la family!

    • Leer tu comentario ya me alegra sobremanera ya de por si sin que fueras psicóloga, pero siéndolo me llena, además, de orgullo y fuerza. Siempre con ese tacto tan exquisito… ¡Gracias, Laura! :-)

  2. Desiree dice:

    Tu blog sigue rulando porque los contenidos son de calidad! Son atemporales :)
    Ánimo uno te preocupes que seguiremos inscritas y leyéndote, seguro que llegará el momento en que las estrellas se configuren para que puedas dedicar tiempo al blog, tal vez todavía falta esperar un poquito.
    Y por cierto una titulación no siempre es sinónimo de “profesionalidad”, hay gente con la que he estudiado que no la contrataría jamás! Que mejor título que ser padre, investigador, lector y además eliges lo que te interesa en el momento que he interesa aprenderlo, por eso los conocimientos entran tan fácil, espero que esta manera, sea el futuro de la educación.
    Ánimo! Ya tendrás tiempo para ti, los peques crecerán en un abrir y cerrar de ojos y todo lo que estás aprendiendo es gracias a ellos, sin tu escuela y todavía no están preparados para darte “el título”

    • Muchísimas gracias Desiree por tus palabras. Con respecto a lo que dices de la profesionalidad de gente que sí cuenta con una titulación, no puedo estar más de acuerdo contigo. Es más, incluso dentro de la misma profesión de psicólogo clínico hay tantos enfoques y tan diversos, que el debate podría ser aún mayor que entre psicólogos y no psicólogos.

      Supongo que ese tiempo en el que tendré más tiempo libre llegará dentro de poco. El progreso es rápido, por ejemplo el mayor (32 meses) ya es bastante independiente y, de alguna manera, el tiempo se me ha pasado volando.

      Lo dicho, ¡muchísimas gracias por tus palabras!

  3. Valk dice:

    Mi familia te sigue desde hace algún tiempo y eres un gran apoyo en los momentos en los que las fuerzas nos flaquean, pues las reflexiones que tu haces públicas son las que nos atormentan en privado a nosotros, que hemos optado por el acompañamiento de nuestros hijos desde el cariño y el respeto.
    Con frecuencia nos sujetamos sobre tus hombros, tus posts; aquí tienes los nuestros, no te dejaremos. Gracias, de verdad, con el corazón :)

    • ¡Uf! Sin palabras…
      Pues en esos hombros me apoyo. ¡Espero no pesar mucho! :-D
      Muchísimas gracias, Valk. Soy muy afortunado de poder aportar mi granito de arena a familias como la vuestra. ¡Un abrazo muy, muy fuerte!

  4. La mamá de Miguel dice:

    Acabo de descubrir tu blog y no sabes lo maravillada que estoy con todos lo que posteas, haz sido de gran alivio en los momento en los que he dudado de la educación positiva, ya que para nada es fácil educar en contra de creencias y educación propia; por esto te suplico sigas alimentando y enseñando que podemos seguir aprendiendo a ser padres respetuosos con nuestros hijos y que siempre hay alguien que nos escucha y aconseja con el único fin de hacer de nuestro mundo algo mejor.
    Gracias nuevamente y que Dios te siga dando ánimo y tiempo

    • Por supuesto que no es fácil. Pero cuanto más difícil resulta, más se da cuenta uno de que es lo mejor que puede hacer por sus hijos, ¿verdad?
      Muy feliz de que hayas llegado para quedarte, mamá de Miguel. ¡Muchísimas gracias por tus palabras!
      Un abrazo.

  5. Mikel dice:

    Lo primero, decirte que algunos articulos de este blog me han resultado interesantísimos y muy útiles. Y segundo decirte que cuando dices “¿Quién eres tú, un todavía-no-psicólogo, con dos hijos de muy corta edad, para dar consejos?”, decirte que dejes de pensar eso. Tu trabajo es increíble y la gente que te seguimos, lo valoramos muy positivamente. Tus experiencias en tema de Educación con apego ayuda a mucha gente y el hecho de que lo compartas con todo aquel que quiera leerlo dice mucho de ti.
    Es verdad lo que dices sobre la gente que quiere aprovecharse del trabajo de otros. Pero siéntete orgulloso porque psicólogos (titulados) no son capaces de hacer lo que haces tu.
    Ahora solo me queda decirteque muchos ánimos y que esperaré el próximo post de tu blog con muchas ganas de aprender más sobre educacióno cn apego. Muchas gracias a ti por tu trabajo.

    • Cómo me gusta cuando los papás también os animáis a escribir vuestros comentarios. Y, si encima es para leer lo que dice el tuyo… bueno, es una gran alegría :-) Tengo clarísimo que ya son muchos los padres (papás) que, al igual que muchas madres, están muy seguros de que otra crianza es posible (y necesaria). En nuestro caso, el de los hombres, nos sirve para romper por fin con roles anacrónicos y para abrirnos a expresar y escuchar nuestros sentimientos y los del niño.
      Muchas gracias por todo lo que dices, Mikel. Me da mucha fuerza leerlo, de verdad.
      ¡Un abrazo muy fuerte!

  6. En mi opinión vale más la palabra y opinión de un papá que de un psicólogo. El psicólogo puede estar preparado pero el papá está experimentado y bajo mi punto de vista es lo que importa. Y ya si es un papá con vistas a psicólogo vales el doble.
    Un saludo y ánimo.

  7. Cris dice:

    ¡Ánimo Himar! Me parece muy mal el tema del plagio, al menos podrían pedir permiso… desde luego eso desanima muchísimo :(

  8. Mariel dice:

    Himar!!! Más allá de la distancia geográfica que nos separa, me sigue sorprendiendo cómo compartimos caminos… contigo y toda esta enorme tribu virtual ;)
    Yo también me he detenido en el blog… y muchas veces preguntándome quién soy yo para decir nada, si meto la pata con mi hijo todos los días…
    Pero coincido en lo que te dicen tus lectores: tus posts son atemporales! Y siguen ayudando. Confío en que ya encontrarás la vuelta. Y cuando lo hagas, contame cómo hiciste!!! Jajaja

    • ¡Hola, Mariel! :-D Siempre es una alegría recibir y leer tus comentarios. No puedo más que mandarte todo mi apoyo en ese momento que tú, al igual que yo, estás pasando con el blog. Sin duda ver el apoyo de tus seguidores (en tu caso, yo soy uno de ellos ;-)) te da muchas fuerzas y te ayuda a sentirte mejor.

      Gracias, como siempre, por dejarte caer por este espacio :-) ¡Un abrazo muy muy fuerte!

  9. Ani dice:

    Hola! Me desvelé leyendo tu blog,interesantísimo! Soy mamá de un bebé hermoso de 11 meses y me alegra haber tomado decisiones guiándome por lo que sentía y no por lo que me decían,por ser joven y no tener experiencia. Y también me alegra mucho haber encontrado este blog y poder tener mucha mas información que me resulta muy útil! Gracias!!!

    • ¡Hola, Ani! Bienvenida al blog. Siento haberte desvelado, ¡pero espero que haya sido para bien! :-D Enhorabuena por haber sabido escucharte a ti misma antes que a los demás. Es fundamental para poder criar pacíficamente (no sólo de cara a nuestros hijos sino también desde la paz con nosotros mismos).

      Gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario. ¡Espero que te sigan gustando los contenidos del blog! :-)

  10. Andrea dice:

    ¡Hola, Himar!
    He conocido tu blog gracias al blog de Mónica (Objetivo Tutti-Frutti) y tengo que decir que me parece un sitio muy interesante. ¡Enhorabuena por este magnífico trabajo!
    Un saludo ;-)

    • Himar Viera dice:

      ¡Andrea! ¡Bienvenida!
      Un placer leerte y que los contenidos del blog te resulten interesantes. Muchas gracias por tus palabras.
      ¡Saludos!

  11. Buenas Himar, curiosamente ayer buscando cierta información para un “conflicto casero” me dí de bruces con tu Blog y he de decir que me encantó por lo siguiente:
    – Existen múltiples referencias de blog de mujeres/madres de crianza con apego, pero el tuyo es el primero que he encontrado de un hombre, de un padre. Y aunque a algunos les pueda parecer una tontería, a mí personalmente me reconforta. Quizás por el hecho de tener el mismo sexo nos ayuda a empatizar más facilmente, porque desde mi humilde opinión por mucho que queramos los hombres y las mujeres no somos iguales. Así que simplemente GRACIAS, gracias por emplear tu tiempo, energía y esfuerzo; y por compartir tu experiencia (tan valiosa por lo menos para mí) ;)

    Por otro lado me gustaría comentarte que un título no hace al profesional, al profesional lo hace la vocación, las ganas de aprender y superarse. Creo que a día de hoy por mucho que no tengas tu título de psicólogo, eres mucho más “psicólogo” que muchas personas que ya tienen en propiedad dicho papel. En este país adolecemos de “titulitis” y desgraciadamente muchas veces se valoran más los títulos que el conocimiento.

    Por último, y si no te parece mal me gustaría poner el enlace de tu blog en la web de mí consulta y si accedieses a mí propuesta te rogaría que a través del email me hicieras llegar tu logo.

    No me quiero enrrollar más Himar, muchísimas gracias una vez más por tu “Blogexistencia”.

    Fdo: Un padre con apego :)

    • Himar Viera dice:

      ¡Un padre con apego! Qué alegría me da recibir comentarios de papás :-)

      Si encima son comentarios como el tuyo, oye, ya me alegras tooooodo el día :-) MUCHÍSIMAS GRACIAS por tus palabras, de verdad que es lo más parecido a un abrazo que me puede dar alguien de manera virtual.

      También muchísimas gracias por tan amable ofrecimiento ;-)

      ¡Un abrazo fuerte!

  12. Samantha dice:

    Hola, Himar.
    Anoche encontré tu blog y me ha servido muchísimo. Te agradezco mucho el tiempo que te tomaste al escribir cada entrada. No solo tenés la claridad que da la práctica de ser padre de forma humilde y respetuosa, sino también la claridad de quien sabe escribir muy bien.
    Tus consejos para mí son oro. Por momentos me encuentro perdida, desbordada, y esta vez tu blog me vino a rescatar. Muchas gracias. Ojalá sigas escribiendo…
    Un abrazo.

Comentarios desactivados.