Gema Lendoiro: ‘Como figura paterna de Hollywood me quedaría con Brad Pitt. Pero porque siempre lleva a sus hijos en brazos’

Gema Lendoiro

Gema Lendoiro es periodista, redactora de la sección “Familia” del diario ABC y creadora del blog Madre no hay más que 1. Tiene dos hijas, Doña Tecla (de tres años y medio) y Mofletes Prietos (15 meses).

Con miles de seguidores, Gema no tiene reparos en expresar sus opiniones abiertamente, sin pelos en la lengua. En lo relacionado con la crianza, se muestra defensora de la crianza respetuosa, crítica con algunos de los métodos más tradicionales para educar, y propulsora de un vínculo seguro entre padres e hijos.

Mamá de dos: como madre, ¿cómo te definirías?

Pues como imagino que todas las madres tengo mis luces y mis sombras. En la parte buena creo que soy paciente, entregada, cariñosa, divertida, una madre fuerte. Mis sombras tienen que ver con el miedo a que pueda pasarles algo y lo que ello conlleva, pecar de no dejar más libertad, paralizarme en ocasiones…

Tu blog cuenta con un buen puñado de seguidores. ¿Cómo “gestionas” esa influencia en tantas madres (¡y padres!)?

No creo que tenga demasiada influencia sobre nadie. A la gente le puede gustar cómo escribes pero tanto como llegar a influir, no lo creo. Como mucho se sentirán reconfortados al saber que hay más gente que piensa como ellos. Esto en el caso de los que piensen como yo, claro.

En tus artículos sueles mostrarte partidaria (y practicante) de una crianza basada en el respeto. ¿Siempre tuviste claro este enfoque? ¿O cambiaste tu forma de pensar al respecto en algún momento?

Cuando me quedé embarazada jamás había oído hablar de la crianza con respeto ni de muchas otras cosas que luego fui descubriendo de forma paulatina. He cambiado de opinión en muchísimos aspectos de mi vida conforme han ido pasando los años y en lo que pensaba de los hijos antes y después de ser madre hay un abismo.

En tu excelente publicación “Por qué la bofetada a tiempo no es un método educativo” dejas clara tu postura en contra del castigo físico. ¿Qué opinas del otro tipo de castigo, el no físico?

Me parecen necesarios los límites pero los castigos no tanto. Puede que con algunos niños sea necesario pero siempre debe ser algo excepcional. De lo contrario no creo que se consiga nada.

¿Por qué crees que el castigo no físico sigue siendo tan ampliamente utilizado en los hogares y escuelas?

Porque seguimos considerando a los niños como seres manipuladores en lugar de personas encantadoras y sinceras que descubren la vida y el mundo del lado del adulto que los acompañe. Los padres tenemos una enorme responsabilidad al crear nuevos seres humanos con capacidad o no para ser críticos, para ser buenas o malas personas. Lo que decimos pero sobre todo lo que hacemos es tan determinante que a veces asusta tener semejante responsabilidad.

El castigo físico es un acto humillante de alguien con poder hacia alguien indefenso

Ese artículo tuvo una amplia difusión. Posteriormente mostraste públicamente tu decepción porque muchas personas se mostraban en sus comentarios firmes partidarias de la bofetada. ¿Qué consejo le darías a esos padres?

Que lo mediten de manera tranquila. Que intenten recordar qué sintieron cuando les pegaron siendo pequeños. Y que tengan la suficiente empatía con sus hijos para no hacerlo. Y sobre todo que se pregunten si son capaces de darse cuenta de que pegar es perder la razón. Siempre. Sea con quien sea. Es un acto humillante de alguien con poder hacia alguien indefenso.

Tu hija mayor, a quien cariñosamente llamas Doña Tecla en tu blog, ya está en edad preescolar. ¿Encuentras muchas incoherencias entre los valores que allí le enseñan y los que le inculcáis en casa?

Escogí el colegio al que irán mis hijas de manera meticulosa. No encuentro, de momento, ninguna incoherencia. Escogí la educación francesa mucho antes de ser madre porque me gusta mucho cómo consideran al alumno.

Recientemente has abordado el fracaso del sistema educativo español. ¿Cómo afronta una madre tan comprometida con la crianza la escolarización de sus hijas a sabiendas de esta deficiencia? ¿Qué consejo darías a los papás y mamás que se preocupan especialmente por ello?

Escogí la educación francesa precisamente porque no me termina de convencer la española. Pero eso no significa que no me siga preocupando la española. Creo los políticos no se centran en lo importante: el alumno. Les importa más imponer la ideología de turno. Y eso me enfurece y me preocupa a partes iguales. La educación es la mejor herramienta para salir de la pobreza y para tener ciudadanos responsables y críticos. Igual por esto último no les interesa tener una educación de calidad.

¿Crees que la figura paterna está experimentando un cambio en su manera de entender la crianza de los hijos en los últimos años?

Muchísimo. Los padres de hoy, afortunadamente, nada tienen que ver con los de hace 50 años. Pero queda muchísimo por hacer todavía. Siguen existiendo muchos estereotipos muy machistas. Lo que pasa es que la crisis está sacando a muchas mujeres a rescatar económicamente a sus hogares lo que está haciendo cambiar mucho los papeles. Las crisis significan cambios y en este aspecto lo está demostrando. Ahora bien, lo ideal es que los trabajos se repartan por consenso y posibilidad de hacerlo, no por imposición o modas de ningún tipo.

¿Qué crees que ha impulsado ese cambio?

El siglo XX fue el de las mujeres. Las feministas hicieron muchísimo por las que vinimos detrás pero dejaron una parte de su discurso sin cloncluir. ¿Qué hacemos con las mujeres que trabajan y tienen hijos? Los cambios se hacen de manera progresiva y paulatina gracias a la educación y a que ideas de igualdad van calando de forma progresiva en la sociedad. Pero, insisto, queda mucho por hacer todavía.

Una de tus publicaciones que más me han gustado se titula “El yihadismo de la maternidad”, en la que rechazas abiertamente el acoso que reciben algunas madres por parte de otras que no comparten su forma de entender la maternidad. ¿Qué le dirías a los padres que son también objeto de burlas o críticas por salirse del “patrón clásico” de paternidad?

Cuando fui a bautizar a mi primera hija el sacerdote me dijo: nadie, ni siquiera la Iglesia, decide en cómo tienes que educar a tus hijos. Así que me quedo con esa frase, nadie debe decirte cómo. Bastante es que te pongas de acuerdo con tu pareja como para hacerlo con el resto del mundo.

Me gustaría ver por un agujerito qué hace de verdad “supernanny” en su casa con sus hijos

Pregunta para mojarse: ¿qué opinas de los métodos empleados por “Supernanny”?

No me gusta supernanny. Nada, además. Esa frase de “no te atiendo” me parece muy cruel. De todas maneras es televisión y la televisión es todo mentira. Me gustaría ver por un agujerito qué hace de verdad “supernanny” en su casa con sus hijos.

¿Con qué figura paterna del mundo del cine te quedarías? McDonnough (“Arizona baby”), Edward Bloome (“Big Fish”) o Anakin Skywalker (“Star Wars”).

Mejor me quedo con Brad Pitt. Pero porque siempre lleva a sus hijos en brazos, ¿eh? No por otro motivo.

Para finalizar, tu mensaje para los papás “con apego”

Que sigan así y que verán recompensada su labor en el amor que recibirán de sus hijos hasta que se vayan. Eso es el mejor plan de pensiones que uno puede aspirar a tener. ¿No te parece?


¡Ya lo creo!. Muchas gracias Gema por tu tiempo y amabilidad.

Sus publicaciones destacadas

Himar Viera

Apasionado de la crianza basada en el respeto y el cariño. Entusiasta y estudiante de Psicología. Mi mayor logro: ser padre. Me ha cambiado la vida.

Últimas publicaciones de Himar Viera (ver todas)

Opt In Image
¡Suscríbete gratis a Paternidad con Apego!

Si te gustan los contenidos de Paternidad con Apego, suscríbete gratis al boletín para no perderte ninguna publicación. Recibirás un correo electrónico cuando haya nuevas entradas en el blog.

¡Paternidad con Apego odia el spam tanto como tú! Tus datos nunca se cederán a terceros.

Entrevistas