Pilar Martínez: “Los papás deben actuar como escudo de protección ante las críticas ajenas a la lactancia materna”

Pilar Martínez es farmacéutica y asesora de lactancia materna. También es la creadora de MaternidadContinuum, uno de los blogs de referencia sobre maternidad y lactancia. Ha publicado la “Guía rápida de lactancia”, “Destetar sin lágrimas” y “Los 5 pasos para tener éxito en tu lactancia materna”.

Además de eso, Pilar se muestra como una mujer con mucha simpatía, sentido del humor y con la que da gusto charlar sobre maternidad, lactancia, paternidad y crianza.

Cuentas en tu blog que durante los inicios de tu maternidad te sentiste perdida, asustada, y muy sola. ¿Cómo te sientes ahora, con dos hijas y varios años de experiencia a tus espaldas?

Es cierto que al principio me sentía muy perdida, muy sola y bastante agobiada con la maternidad. Con el tiempo he ido aprendiendo muchas cosas, he ido derribando mis propios muros internos y he podido disfrutar mucho más de mi maternidad. Ahora me siento muy bien, veo a mis hijas crecer tan preciosas, cada una con su carácter bien marcado, ¡con las ideas tan claras! y me siento muy orgullosa de ellas y de mi misma.

MaternidadContinuum es uno de los blogs más influyentes sobre maternidad en la red, contando ya con varios miles de seguidores ¿A qué crees que se debe este éxito?

¡Bueno!, no se si mi blog se puede considerar como uno de los más influyentes, pero sí desde luego es de los más viejos, ¡ja, ja!. Voy a cumplir cinco años como bloguera y quieras que no, eso se tiene que notar. Yo creo que se nota que me tomo muy en serio mi blog, escribo a diario desde hace casi dos años, intento dar información seria y veraz y sobre todo soy muy, muy sincera con lo que escribo. Básicamente, mi blog soy yo misma. Mis reflexiones son reales y mis experiencias también, por lo que me siento muy a gusto con mi tercer hijo (que es mi blog). Y en cuanto a los miles de seguidores… tengo algunos seguidores y también algunos detractores, no creas que todos me adoran ¡ja, ja! Pero el balance creo que es muy positivo.

¿Qué detractores puede tener un blog como el tuyo?

¿Detractores? ¡Puede haber muchos! En mi blog hablo mucho de lactancia materna y ése es un tema muy controvertido. Además el tipo de crianza por el que yo apuesto todavía se considera minoritario por lo que muchas veces recibo comentarios bastante en contra de mis opiniones. Hay que tener en cuenta que la maternidad es algo muy emocional, algo que toca las fibras más íntimas de las personas… por lo que cuando alguien lee mi blog y digo lo contrario de lo que piensa o hace con sus hijos, se siente atacado y necesita defender su postura sea como sea.

De todas formas, siempre que el debate sea respetuoso y constructivo, me parece estupendo recibir comentarios en contra de lo que escribo. ¡Todos aprendemos!

Sin duda. Como experta en lactancia materna ayudas a muchas madres ante sus eventuales dificultades al dar el pecho. ¿Cuál fue tu peor momento personal durante la lactancia de tus hijas?

Durante la lactancia de mis hijas no he tenido ningún momento problemático o crítico. Mi momento más preocupante fue antes de mi primera lactancia porque yo arrastro una historia familiar de fracasos que se remonta a tres generaciones. Ni mi abuela, ni mis tías, ni mi madre, ni mis primas consiguieron dar el pecho a sus hijos, ¡así que imagina el reto al que me enfrentaba!

Sin embargo, yo decidí que quería dar el pecho por encima de todo y superar el drama familiar de “no tenemos leche” y, bueno… ¡lo conseguí!.

Conozco a muchas madres que se sienten muy culpables por no haber conseguido amamantar a sus bebés y la culpa, además de no servir de nada, no es sana.

Es posible que alguna lectora siga con atención esta entrevista y que, en su caso particular, no pudo dar de mamar a su bebé aunque puso todo su empeño. ¿Qué mensaje le transmitirías?

Le diría que no se sienta mal. Conozco a muchas madres que se sienten muy culpables por no haber conseguido amamantar a sus bebés y la culpa, además de no servir de nada, no es sana. Muchas veces han sido mal asesoradas, no han tenido el apoyo que necesitaban o quizás existía un problema real que nadie supo detectar, así que no hay que sentirse culpables. Y le diría también que disfrute de su bebé, que practique piel con piel con él, que juegue con él, que se bañen juntos, que le haga masajes… ¡que ame a su bebé! ¡Crecen muy rápido y hay que aprovechar el tiempo! No importa la lactancia, la crianza de un hijo no es sólo la lactancia, son miles de detalles y momentos que hay que vivir juntos.

Por fortuna, en la actualidad hay un amplísimo consenso sobre los beneficios para la salud de la lactancia materna. Pero en cuanto a sus aspectos afectivos, ¿qué destacarías?

La lactancia materna no es sólo una forma de alimentar a un bebé, es una forma sencillísima de ofrecer amor, apego seguro, un regazo en el que sentirse querido y reconfortado. La lactancia materna no sólo ofrece alimento, ayuda al bebé a calmar su necesidad de succión y le permite estar pegadito a mamá escuchando su corazón y su respiración, así que ya puedes imaginar lo importante que es para forjar el apego del bebé. Es cierto que también se puede calmar a un bebé y ofrecerle piel con piel sin lactancia materna, pero dando el pecho es mucho más fácil de conseguir.

Echando la vista atrás, cuando todavía no eras mamá, ¿qué aspectos de la crianza han cambiado radicalmente para ti hoy por hoy en comparación?

¡Uf! ¡Casi todos!, ¡ja ja ja!. Antes de ser madre yo pensaba que los bebés tenían que dormir en su cuarto desde el primer día, que no pasaba nada porque lloraran, que las rabietas son un mal comportamiento, que los niños nos “toman el pelo”, etc., ¡así que imagínate! He pasado varias crisis existenciales en las que he puesto en duda todas esas creencias tan arraigadas y poco a poco se han ido cayendo todas.

Has abrazado entonces una crianza con apego. ¿Cuál es tu visión particular de este método de crianza?

El apego seguro es fundamental para un desarrollo afectivo sano, así que espero que mis hijas hayan tenido y sigan teniendo un apego seguro conmigo y con su padre para que puedan desarrollar su carácter sin tenerlo lleno de sombras.

Me molesto muchísimo cuando los papás son los que interfieren en la lactancia y acaban consiguiendo que la madre destete.

Cuando papá es el obstáculo a superar con la lactancia materna. Desahógate, dile a esos padres lo que piensas.

Te voy a ser sincera: me molesto muchísimo cuando los papás son los que interfieren en la lactancia y acaban consiguiendo que la madre destete. Los papás deberían ser el apoyo en el que se apalanca la díada mamá-bebé, deberían entender que su papel es muy importante y casi me atrevería a decir que es necesario. El papá debería actuar como escudo de protección frente a las críticas ajenas y debería ser el hombro en el que la mamá agotada pueda desahogarse. Afortunadamente, cada vez más papás se informan sobre lactancia materna y entienden cuál es su papel, ¡pero todavía tenemos trabajo por delante!.

Algunos hombres ven con cierto recelo la lactancia porque se sienten un tanto excluidos con ella…

Es cierto que algunos papás se sienten excluidos, no sólo de la lactancia, sino también de la crianza del bebé. Ven que su mujer se vuelca en el bebé, no saben bien dónde está su sitio, cuando reclaman atención no reciben nada porque la mamá está agotada, a veces se sienten criticados porque “no hacen las cosas bien”… en fin, que no es fácil para ellos y es muy comprensible. Pero yo creo que hay que hacer un esfuerzo por acoplarse al nuevo rol de papá de familia, hablar con la pareja de forma sincera de los sentimientos y encontrar el sitio desde donde disfrutar de la paternidad. Además, hay miles de cosas que puede hacer un papá con el bebé sin dar el pecho: jugar con él, bañarlo, darle un masaje, dormirlo, sacarlo de paseo, portearlo, etc.

Recientemente entré al baño de un centro comercial y me llevé una grata sorpresa al ver que disponía de cambiador para bebés en el aseo de hombres. ¿Crees que la sociedad, en general, está aceptando cada vez mejor un reparto equitativo de roles en cuanto a paternidad?

Afortunadamente creo que si. Todavía pienso que nos queda mucho camino por recorrer, pero cada vez hay más padres implicados que no tienen miedo de admitirlo, cada vez hay más papás blogueros como tú y cada vez la sociedad va entendiendo que los papás se merecen tener un papel protagonista en la crianza de sus hijos. No es justo dejarlos a un lado ni para los papás ni para los niños, así que me alegro mucho de que vayamos avanzando.

Inspira a muchos futuros (y actuales) papás y cuéntales cómo es el papá ideal para una madre tan comprometida como tú en la crianza de sus hijas.

¡Difícil pregunta! Cada mujer tendrá su ideal de hombre con el que formar una familia, pero bueno, yo te voy a contar el mío. Para mi, un papá ideal es un papá que no se siente amenazado por el bebé, que no siente celos de él y que entiende que debe ser el apoyo de la mamá para que ella pueda fundirse con su bebé. También es un papá que disfruta del tiempo que pasa con sus hijos y busca momentos especiales para pasarlos con ellos. Es un papá que quiere asumir su rol de padre, sus nuevas responsabilidades y pelea contra el mundo si hace falta para disfrutar de sus hijos. Es un papá que quiere a su pareja y adora su forma de criar a sus hijos. En definitiva, un papá que ama a sus hijos y no teme decirlo a los cuatro vientos.

¡Y que conste que no he dicho que sea guapo! ¡ja, ja, ja!


¡Muchas gracias Pilar por una entrevista tan amena y agradable!

Himar Viera

Apasionado de la crianza basada en el respeto y el cariño. Entusiasta y estudiante de Psicología. Mi mayor logro: ser padre. Me ha cambiado la vida.

Últimas publicaciones de Himar Viera (ver todas)

Entrevistas

4 comentarios

Comentarios desactivados.