Objetivos de PaternidadConApego

Objetivos de PaternidadConApego

PaternidadConApego es un blog enfocado, obviamente, hacia la crianza de nuestros hijos. Existen casi tantas formas de criar a los niños como niños existen, y en la inmensa mayoría de los casos, los padres pensamos que estamos dándoles la mejor educación posible, sea ésta en la forma que sea. Por tanto, sugerir alternativas a cualquier método de crianza es, a veces, algo delicado.

Por todo ello, ahora que empieza la andadura de este blog, considero importante enumerar algunos de los objetivos que persigue (y otros que no) PaternidadConApego.

Qué objetivos NO persigue PaternidadConApego

1. Insinuar que, si no crías a tu hijo con apego, estás siendo peor padre
De todos los objetivos que NO persigue este blog, éste es el más importante. El único que puede decirte si puedes ser mejor o peor padre (o madre) para tus hijos eres tú, y sólo tú. Si estás leyendo un blog como éste, no me cabe duda de que eres el mejor padre posible.

2. Permitir que nuestros hijos se salgan siempre con la suya (permisividad)
Algo muy común es confundir la crianza con apego con permisividad. Esto es del todo incorrecto: la permisividad con los niños puede ser igual de dañina que el exceso de autoridad.

3. Limitar el método de crianza con apego a los primeros años
La crianza con apego no se limita exclusivamente a la lactancia, al colecho y al pasar el mayor tiempo posible con nuestros hijos (es decir, a los primeros años de vida del bebé). Es un método que debe extenderse, en ámbito y duración, a todas las etapas de desarrollo del niño.

4. Poner el foco principal de la crianza con apego en los padres
Aunque es a través de nosotros, los padres, desde quienes los niños deben aprehender principalmente las actitudes y aptitudes para la vida social, familiar y personal, la crianza no debe estar centrada en nosotros -en cómo hacemos o dejamos de hacer las cosas-, sino en el niño. En otras palabras: la importancia reside en el mensaje que llega al niño.

5. Ser inflexibles con los métodos de la crianza con apego bajo cualquier circunstancia
La crianza con apego, como cualquier otro método de crianza, ofrece una serie de “herramientas para padres”, orientadas a establecer un vínculo estrecho entre nosotros y nuestros hijos. Sin embargo, PaternidadConApego no busca una inflexibilidad ante todas y cada una de las ideas que plantea la crianza con apego. Son las necesidades del niño las que deben ser satisfechas de la mejor manera que podamos como padres, enteniendo también nuestras limitaciones (por ejemplo, puede ocurrir que no nos sea de ningún modo posible evitar llevar al bebé a la guardería con apenas unos meses).

Qué objetivos persigue PaternidadConApego

1. Identificar, comprender y responder a las necesidades del niño
El mundo del niño es distinto al de los adultos. ¿Cómo si no iba a resultar divertido tirar un jarrón al suelo, hacernos pis y caca encima, gritar hasta el agotamiento o despertarnos cuatro o cinco veces en una misma noche? Todas estas situaciones resultan de necesidades fisiológicas o psicológicas del niño, y la mejor manera de satisfacerlas es adoptando una actitud empática: identificando y comprendiendo cómo el niño percibe la situación, a nosotros mismos y a sus propios sentimientos, en cada etapa de su desarrollo.

2. Establecer límites razonables y firmes, pero siempre desde el cariño y el respeto
Los niños necesitan límites que les guíen en la comprensión de qué es lo correcto y qué no. Pero estos límites deberían establecerse siempre con cariño, comprensión y respeto. Igualmente, es necesario que comprendamos cómo interpreta el niño esos límites, si son coherentes y si tiene la capacidad de comprenderlos (un niño de dos años sencillamente no puede comprender por qué no se puede tirar al suelo un jarrón). Dichos límites se deberían establecer de forma respetuosa y con la misma dosis de firmeza que de cariño.

3. Comprender y anticipar las posibles consecuencias en el niño de la educación que recibe
Cuando comprendemos que un niño no piensa de la misma forma en que lo hace un adulto, nos resulta más fácil darnos cuenta de que algunos de nuestros métodos de educar pueden tener consecuencias negativas en el niño, ya sea a corto o a largo plazo. Tradicionalmente, el énfasis en cuanto a la educación se establecía en la conducta (conductismo). Hoy en día, y cada vez con más frecuencia y evidencia empírica, los procesos cognitivos del niño son tenidos en cuenta.

4. Buscar el equilibrio entre nuestro bienestar y el de nuestros hijos
Sencillamente: es imposible dar lo mejor a nuestros hijos si no estamos en equilibrio con nosotros mismos. Los niños son especialmente sensibles a nuestro estado de ánimo, aunque hagamos esfuerzos por aparentar estar mejor delante de ellos. Por otro lado, si no tenemos un equilibrio interior, ¿cómo podríamos estar contentos con la forma en que criamos?

5. Desvincularse de la utopía del padre perfecto
La principal causa de nuestras decepciones, especialmente en el plano personal, es un exceso irracional de expectativas. Nuestro cerebro está programado para no permitir vernos a nosotros mismos como “perfectos”, y cualquier meta enfocada a la perfección suele estar condenada al fracaso. En cambio, y en lo referente a la paternidad, te propongo que tu meta sea la de “hacer siempre en cada momento lo que consideres mejor para tu hijo“, y estar predispuesto al cambio si consideras que con él se beneficiará el desarrollo del niño.

(Imagen de cabecera usada bajo licencia CC – Heather Williams via Google Images)

Himar Viera

Apasionado de la crianza basada en el respeto y el cariño. Entusiasta y estudiante de Psicología. Mi mayor logro: ser padre. Me ha cambiado la vida.

Últimas publicaciones de Himar Viera (ver todas)

Opt In Image
¡Suscríbete gratis a Paternidad con Apego!

Si te gustan los contenidos de Paternidad con Apego, suscríbete gratis al boletín para no perderte ninguna publicación. Recibirás un correo electrónico cuando haya nuevas entradas en el blog.

¡Paternidad con Apego odia el spam tanto como tú! Tus datos nunca se cederán a terceros.

Crianza respetuosa