Mi nombre es Himar, y soy el autor de este blog. PaternidadConApego nace de una ilusión, la de ser padre. Y, con ella, la de compartir todas mis vivencias, experiencias, reflexiones y sensaciones acerca de todo lo relacionado con la paternidad y la crianza de los hijos.

Durante la mayor parte de mi vida adulta anterior al nacimiento de mi primer hijo siempre tuve claro cuáles serían los enfoques sobre los que orientaría la crianza de los hijos cuando me convirtiera en padre. Algunas de esas ideas eran: el padre debe adoptar un rol autoritario ante los hijos; el miedo es un buen arma para corregir la conducta de los hijos; las emociones no son tan importantes como la conducta en sí misma; los castigos no sólo son adecuados, sino que necesarios para educar correctamente… etc. Todas esas (y otras) opiniones acerca de la paternidad las había adoptado de dos fuentes de información: la brindada por mi entorno (experiencias y opiniones de mis círculos cercanos) y por mi propia familia (con mis padres como estandartes) durante mi infancia y adolescencia.

Pero mi percepción sobre la crianza de los hijos comenzó a cambiar cuando empecé mis estudios de Psicología. El conocimiento en profundidad de algunos aspectos de la mente de las personas que me resultaban de poca importancia hasta entonces cobraron especial relevancia: emociones, motivación, aprendizaje social

Comencé entonces a comprender que los métodos tradicionales de crianza suelen despreciar (o infravalorar) aspectos que para mi se habían vuelto tan importantes, y se suelen central habitualmente en la conducta en si misma, sin prestar especial atención a los procesos mentales que llevan al niño a actuar de una determinada manera.

Este blog cuenta cómo una persona que creía fuertemente (aunque sin base fundamentada) en los métodos tradicionales de crianza abre su mente a un nuevo tipo de paternidad, centrada a partes iguales en los padres y en los hijos, y que abraza sus emociones, sus necesidades, sus inquietudes, que educa con firmeza, pero desde el permanente respeto y el cariño mutuo.

Lo que NO representa en ningún momento un objetivo de este blog es transmitir a los padres lectores la idea de que “no están haciendo bien las cosas”, que “no son buenos padres” o que “actúan de forma irresponsable”. Nada más lejos de mi intención. Mi objetivo no es otro que hacer de este blog un punto de acceso a información, a caballo entre la crianza y los aspectos psicológicos de la misma, que pueda resultar de interés para algunos padres. Como lo fue para mi en su día.

43 comentarios

  1. MARGARITA dice:

    muy claros tus mensajes, me encanto la pagina, el ser los padres q siempre quisimos ser, sin pensar en el pasado y futuro si no actuando de acuerdo al momento q se vive con nuestros niños. sin castigos sin tiempos fuera, ni nada de lo que se muestra actualmente para disciplinar.

    • ¡Hola Margarita!
      Tal y como dices. Lo que persigo en este blog no es que los lectores sean los padres que deben ser, sino los que quieren ser. Y lo que aquí escribo no son más que herramientas para tener claro que se puede educar desde lo más profundo de nuestros corazones :-)
      ¡Muchas gracias por tu comentario! ¡Bienvenida!

  2. Helena dice:

    Hola Himar
    He llegado a este blog a través de este artículo que ha publicado la pedagogia blanca en FB y me algero mucho, porque está muy bien que seas padre, varón, y que des esa importancia al apego…
    Si eres psicólogo además puedes ayudarnos a los demás

    • Bienvenida, Elena :-)
      Ojalá más papás le den también la importancia que criar con apego tiene para nuestros hijos. Esa es una de las finalidades de este blog. Aún no soy psicólogo, estoy todavía con los estudios, pero espero que no falte mucho ya :-) Y si puedo ayudar a los papás y mamás que pasen por aquí, ¡estaría encantado!
      ¡Gracias por tus palabras!

  3. Borja dice:

    La conducta humana es muy difícil de medir. Las personas hablamos de bondad y de maldad de manera absoluta la mayor parte de las veces y casi sin conocimiento. Educar desde niño es muy importante, y este blog desde el cariño que transmite es un “guía” a tener en cuenta.
    Himar, enhorabuena por la dedicación, yo recomendaré en todas las redes sociales a los papás, mamás y futuros.

  4. fabiola dice:

    Me da mucho gusto encontrar a un papá practicando el apego y escribiendo sobre él, me parece que es hora de romper con la exclusividad de la mamá en este tipo de crianza, le diré a mi esposo que se venga a dar chapuzón de lectura. Saludos

    • ¡Hola fabiola! Sí, yo también pienso que ya toca levantar la mano como padres “activos” y defensores de otro tipo de crianza más respetuosa.

      ¡Encantado de tenerte (¡teneros! :-D) por aquí! ¡Bienvenida!

  5. carolina dice:

    :O … creo q es verdad eso d que Dios pone en tu camino las luces y la salida cuando estas en el fondo y en la oscuridad.. tengo dos hijos y mi relacion con la mayor (8años) pasa por una crisis macabra desde la llegada de mi bebe… algo que me perturba..duele.. y me hace llorar de impotencia… llegue a este blog por casualidad y desde el otro lado del atlantico (soy chilena).. y lei todos los articulos cm si fueran las respuestas a mis preguntas personales… ojala algun dia podamos conversar un cafe.. para darte las gracias…XD

    • ¡Hola Carolina!

      Disculpa el retraso en responder a tu comentario. ¡Llevo unos días que apenas tengo tiempo para nada!

      Qué alegría tan grande que hayas podido encontrar en este blog ese punto de fuerza y esperanza que necesitas para que la relación con tu hija mejore. Muchas veces necesitamos parar por un momento y mirar dentro (y fuera) de cada uno de nosotros para tomar aire. Siento que estés atravesando un momento tan malo con ella, pero ten por seguro que todo se puede solucionar. Lo prioritario es recuperar la conexión con ella, esto es, mostrarte comprensiva, ofrecerle tu presencia y escucha para cuando ella lo necesite, contarle cómo te sientes tú con la situación, decirle que estás deseando arreglar las cosas y que necesitas su ayuda…, etc. Sólo a partir de ahí se podrá reconstruir la relación.

      Al fin y al cabo, si esto viene pasando desde la llegada del nuevo bebé y antes no era así… imagina lo mal que lo debe estar pasando ella también.

      ¡Espero que pronto puedas contarme que la situación va mejorando, poco a poco! :-) Y, si algún día vienes a España o yo voy a Chile, ya haremos lo posible por tomarnos ese café. Aunque no debes agradecerme nada: las respuestas no están en mi, ni lo que yo pongo en este blog. Sino en ti. Yo lo único que intento es apuntarles el foco para que las veáis más facilmente :-)

      ¡Un abrazo!

  6. Alejandra dice:

    Justo lo que estaba buscando, me encantan los temas de psicologia y esto que trata de psicologia infantil es realmente lo que necesitaba, te felicito, primero por ser hombre interesado en estos temas, ya que generalmente son las mamitas quienes se interiorizan de esto, y por tener la idea de difundirlo a todo el mundo, desde ahora te sigo.
    Con cariño,

    • ¡Hola Alejandra!

      Por favor, perdona la tardanza en responder a tu comentario. Qué alegría que te guste este blog :-) Sí, es cierto que lo habitual es que este tipo de blogs lo lleven las mamás, pero aquí estamos para igualar esa proporción :-)

      ¡Muchísimas gracias por seguirme y comentar! ¡Bienvenida! :-)

  7. Manel dice:

    Enhorabuena Himar por tu blog y aportación para los papás y mamás des de la teoria del vinculo. Soy psicologo y psicoterapeuta infantil y de familias, sin vinculo no hay terapia, sin vinculo al hijo no hay paternidad.
    Compartiré tu blog entre amigosvy peofesionales.
    Gracias y ánimo con tu blog.
    Un abrazo

    • ¡Hola Manel!

      Para mi es un motivo de orgullo que un profesional de la psicología y psicoterapia infantil encuentre este blog útil. ¡Te agradezco mucho tus palabras y tus recomendaciones!

      Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario.

  8. Carmen dice:

    Ahora entiendo porque me siento mal después de castigar a mi hija, es algo antinatural, q lógico es educar con el corazón, muchas gracias por hacer este blog.

  9. Juan Manuel dice:

    Que excelente es encontrar a otro papá bloguero, compartir las vivencias de cada uno nos ayudan a aprender y a salir adelante cuando tenemos temas complicados con nuestros hijos. Gracias por compartir tu experiencia, por lo que veo no soy el único que anda involucrado en temas que estan asociados a la educación de los hijos :D

  10. Que genial encontrar a otro papá que le encanta compartir un poco de su experiencia personal con el resto de los papás del mundo de habla hispana, muchas gracias por ayudarnos con tus granitos de arena.
    Saludos desde Perú.

  11. Paola dice:

    Himar! Te leo hace un tiempo y siempre feliz de sentirme apoyada por tus comentarios…ahora estoy pasando por un mal momento, debo volver a trabajar, mi bebe tiene 15 meses de LM, colecho, porteo en fin, hemos seguido una crianza amorosa respetuosa con apego seguro y ahora estoy tan preocupada por lo que viene, trabajaré medio día y lo llevaremos a una guardería, que puedes aconsejarme para este periodo? Gracias

    • ¡Hola, Paola! Por favor, perdona la tardanza en responderte.

      Imagino que ya has empezado con la nueva rutina. Si es así, estoy seguro de que te estarás adaptando, aunque lentamente. Efectivamente, es una transición que a los papás y mamás que criamos así se nos hace muy difícil y dolorosa.

      Pero sí puedo darte un consejo, que yo mismo empleé y que creo es el que te mereces: valora lo que sí has (o habéis) podido hacer durante todo este tiempo. 15 meses de atención completa es todo un esfuerzo por parte de unos padres que no pueden dejar de trabajar. Ahora, cuando ese período se va a acabar, lo habitual es verlo todo negativamente y no caer en la cuenta de lo que sí se ha podido hacer en todo este tiempo atrás. Pero sé consciente de ello.

      No te preocupes, la lactancia materna la podrás mantener aunque el niño vaya a la guardería. En este sentido, lo que más difícil se hace aceptar es la cantidad de veces que se pondrá malito, con mocos, fiebre, etc. Date tu tiempo también para aceptarlo, porque además es algo inevitable.

      ¿La parte buena? Tu hijo se adaptará mucho más rápido que vosotros (¡incluso!) a la nueva situación. Si lo habéis criado con respeto y cariño tendrá más herramientas para poder sobrellevar las emociones negativas de la separación.

      ¡Muchos ánimos y fuerza! Y muchísimas gracias por leerme :-)

  12. Lorena dice:

    Muchas gracias por dedicar tu tiempo en este espacio. Tengo una niña de 4 años un poco rebelde en el colegio y todos estos consejos me vienen fenomenal! A partir de ahora tienes una nueva lectora! Gracias, de verdad.

  13. Andrea dice:

    Feliz! Feliz! Feliz! De haber encontrado un Papá tan comprometido en traer su Presencia a su Parentezco!
    Mis respetos, y felicidades por un blog muy bien presentado…estaré por aquí, leyendote.
    Saludos de México!

  14. clarice dice:

    Estupenda la iniciativa de disponibilizar de modo claro y simple toda esa info para renovar las relaciones con los hijos, me vino muy bien, gracias totales :)

  15. Patricia Miranda Luarte (Chile) dice:

    Un abrazo de gratitud por regalar tus conocimientos y aportar a mejorar la crianza. Estoy en un proceso muy difícil con mis hijos de 8 y 10 años y buscando un apoyo me encontré con tu blog. Gracias infinitas me diste esperanza y confirmación de lo que me decía el corazón si se puede entregar.

  16. Jorge Felizzola (Colombia) dice:

    Himar, encontre en este blog la motivacion necesaria para comenzar a cambiar mi estilo de paternidad. Soy padre primerizo de gemelas de 20 meses y desde su nacimiento todo ha sido abrumador. Espero puedas seguir aportando tus valiosos conocimientos y experiencias en esta tarea que es irrenunciable….ser papà

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *