Cómo conseguí (y tú también puedes) una transición pacífica a su habitación

Cómo conseguí (y tú también puedes) una transición pacífica a su habitación

Crianza respetuosa Experiencias

Mi hijo mayor pronto cumplirá los tres años. Hasta hace algo más de un mes, dormía con nosotros en nuestra cama. Pero por un problema de humedades en el dormitorio tuvimos que “mudarnos” a otra habitación. Fue entonces cuando pensé que era un buen momento para que mi hijo durmiera solo en su cama, en su habitación. ¿El único requisito imprescindible que me marqué para lograrlo? Ni el más mínimo trauma durante la transición.

Uno de los aspectos que más me apasionan de criar con apego o de forma respetuosa es que, ante todo, impera el sentido común. Ésa es la razón principal por la que nunca estuve especialmente preocupado en cuando llegara el momento de pasar a mi hijo a su habitación: estaba convencido de que, si el niño se sentía seguro ante el momento del sueño, no tenía por qué tener ningún tipo de aversión a dormir solo en su habitación. Seguir leyendo