No me come: alimentación forzada y conflictos

No me come: alimentación forzada y conflictos

Crianza respetuosa Equilibrio personal y familiar

Uno de esos “grandes temas” de la crianza sobre los que he cambiado radicalmente mi concepción previa es la alimentación de los hijos. Confieso que hasta hace pocos años creía que era necesario, para educar convenientemente a los hijos en lo que alimentación se refiere, obligarles o forzarles para que coman lo que se les pone sobre la mesa, toda la cantidad que se les pone y a la hora a la que se les pone. Ahora veo con enorme claridad que estaba muy, muy equivocado.

Los adultos solemos imponer a los niños qué, cuánto y cuándo deben comer. A partir de esta premisa, en muchos casos aparecen en el hogar problemas (algunos de gravedad) relacionados con la comida que afectan profundamente a la relación con nuestros hijos en ese momento tan cotidiano y habitual de cada día. Se suele escuchar entonces en boca de los padres la famosa expresión: “mi hijo no me come“. Una frase que, casi sin que reparemos en ello, esconde al mismo tiempo el origen y la solución del problema. Seguir leyendo