Omisión de privilegios como modo de castigo

Omisión de privilegios como modo de castigo

Crianza respetuosa Experiencias

Como comentario a la entrada ¿Significa la crianza respetuosa dejar a los niños hacer lo que quieran?, un seguidor del blog escribe:

“Me ha gustado bastante este articulo, lo considero muy util ahora en mi faceta de padre primerizo. Sin embargo, en el tema de los castigos discrepo un poco. Lo que pasa es que es una cuestión de vocabulario, mas que castigos yo abogaría por “privilegios que no obtienes por no hacer las cosas bien”, en lugar de “consecuencia negativa de algo mal que has hecho”. Pero claro está que es necesario que el niño comprenda lo que está bien y lo que no y que razone, aunque el razonamiento sea “me voy a quedar sin salir por no haber hecho las cosas bien”, a lo que se le puede dar la vuelta y puede entender “si hago las cosas bien hechas, a parte de que soy bueno y me hace sentir bien, encima me van a dejar salir”. Yo sí que estaría a favor de estos “castigos”, aunque la palabra sea malsonante, pero siempre aplicados desde el lenguaje positivo y razonando mucho, no “porque lo digo yo”, si no “porque tú mismo sabes que eso no ha estado bien”. Espero haberme explicado…” — Joan

Joan aborda un punto interesante en su mensaje en relación a la educación de los hijos, en general, y a los castigos en particular. Coloquialmente todos tenemos más o menos claro lo que se considera castigo, y es algo así como una consecuencia negativa, no natural -no usamos la palabra castigo si nos electrocutamos por meter los dedos en el enchufe-, a una acción (u omisión) en una determinada conducta. Seguir leyendo