Por qué ignorar la conducta no es una buena idea

Por qué ignorar la conducta no es una buena idea

Crianza respetuosa

Desde hace un tiempo observo cómo es cada vez más popular la técnica de ignorar la conducta de los hijos cuando estos “se portan mal”. Aquí, como en tantos otros aspectos de la crianza, han tenido una especial repercusión ciertos programas de televisión que “enseñan” cómo debemos educar a nuestros hijos. ¿Que el niño está llorando desconsoladamente, chillando y tirando la comida, los cubiertos y el agua al suelo, con los ojos inyectados en sangre? “Ignóralo, no le hagas caso“. Eso si ha tenido la “suerte” de no ir directamente al “rincón de pensar”. Seguir leyendo

3 pasos para mantenerte en calma cuando tu hijo no lo está

3 pasos para mantenerte en calma cuando tu hijo no lo está

Crianza respetuosa Equilibrio personal y familiar

Ver a tu hijo ansioso, y particularmente si esa ansiedad está dirigida hacia ti, es la experiencia más emocionalmente perturbadora que hay. Espontáneamente aparecen pensamientos salvajes, sin ningún tipo de control, sobre un desastre épico. La rabia, las dudas sobre ti mismo y otros sentimientos destructivos nublan rápidamente tus pensamientos. ¿Y si pudieras arreglártelas para dejar esos pensamientos a un lado y, en un sentido análogo a la meditación, concentrarte en el momento, en recordar cómo respirar? Eso te ayudaría a centrarte en tu hijo, y en la situación inmediata en lugar de las implicaciones globales“. — Claudia Gold

Cuando tu hijo se muestra rebelde, da golpes o, simplemente, está ansioso o descontrolado, es natural que en nosotros cunda el pánico. Caemos en la “lucha, huida o bloqueo” porque lo sentimos como una emergencia. Y si la angustia de nuestro hijo está dirigida hacia nosotros, entonces parece como si se convirtiera en el enemigo. Seguir leyendo

El sesgo de las necesidades cubiertas

El sesgo de las necesidades cubiertas

Crianza respetuosa Experiencias

El pasado martes mi hijo y yo tuvimos, como cada semana, clase de patronatación. Ya llevamos muchos meses yendo a las clases y el pequeño cada vez se lo pasa mejor. Sin embargo, en esta ocasión no le apetecía mucho bañarse (quizá porque el agua estaba tan caliente que contábamos con nuestro propio frente con nubes de desarrollo en el techo de la piscina, o por cualquier otro motivo).

Si algo tengo muy claro es que no vamos a la piscina a pasar un mal rato. Ninguno de los dos. A él no le apetecía hacer ciertos ejercicios y yo no le forcé, sino que me limité a abrazarle hasta el siguiente ejercicio. Entonces nuestro “profe”, (majo donde los haya, por cierto; ¡un saludo, Gumersindo! -esto de cambiar los nombres para preservar el anonimato es súper molón-), acostumbrado, decía,  a escenas en las que los niños lloran en cuanto se separan de sus madres o no quieren hacer los ejercicios,  y sabedor de que a mi me interesan especialmente los aspectos psicológicos de la crianza, me dijo: “Himar, una pregunta: si un niño tiene sus necesidades cubiertas, ¿tiene sentido que llore y, consiguientemente, abrazarle y que no haga algo que quieres que haga?“. Seguir leyendo

¿Significa la crianza respetuosa dejar a los niños hacer lo que quieran?

¿Significa la crianza respetuosa dejar a los niños hacer lo que quieran?

Crianza respetuosa Equilibrio personal y familiar

¿Es que no hay un momento ni lugar para que un padre o madre se muestre, simplemente, “al mando”? Muy a menudo, y especialmente en la actualidad, con este nuevo enfoque, hace prácticamente lo que le da la gana… No quiero que mi hijo sea un maleducado incontrolable.” — Amber

Con frecuencia, los padres se confunden con la crianza positiva o respetuosa. Creen que si dejan de castigar a su hijo éste hará lo que le venga en gana. Pero pensar de este modo significa asumir que únicamente existen dos opciones: ser permisivo o ser punitivo. ¿Es posible estar a la altura de tus expectativas y, al mismo tiempo, ofrecer a tu hijo apoyo y comprensión? Seguir leyendo

Por qué la crianza con apego SÍ les prepara para el mundo exterior

Por qué la crianza con apego SÍ les prepara para el mundo exterior

Crianza respetuosa Equilibrio personal y familiar

A raíz de la entrada “10 alternativas a las ‘consecuencias’ cuando tu hijo no coopera“, un seguidor del blog escribió el siguiente comentario:

“¡Hola! Me encanta leer este tipo de consejos y los veo en su mayoría como una gran alternativa a la educación tradicional; choco un poco porque me preocupa que al practicar únicamente este tipo de crianza el niño se tope con un muro de intolerancias en el mundo exterior, donde la gente no tiene la paciencia que sus padres le dan, ni sus maestros la sabiduría emocional, o sus compañeros el tacto de un adulto y él que esta acostumbrado a un ambiente distinto sufra.(…)”. Seguir leyendo