Niño bueno, niño malo

Niño bueno, niño malo

Crianza respetuosa Equilibrio personal y familiar

A las personas nos gusta etiquetar a los demás. “María es inteligente y astuta“, “Manuel es terco“, “Ese niño es muy inquieto“. Más que gustarnos, el etiquetado social desempeña una función adaptativa en el ser humano: nos sirve para crear nuestros esquemas sobre los demás, los cuales son útiles para poder predecir su conducta de un modo muy “económico” (no necesitamos más que unos pocos datos para crearlos). Si a Pilar la considero una persona responsable porque es muy trabajadora, no sólo esperaré de ella que no desatienda su trabajo en la oficina, sino que además esperaré que también sea una persona responsable en su hogar y con sus amigos. Seguir leyendo